fbpx

El compromiso frente a la circunstancia

El tema de hoy tratará sobre el compromiso y las diferentes circunstancias que pueden generarse a raíz de él.

Estoy convencido de que, en algún momento, te has comprometido con algo, ya sea quedar con tus amigos, ir de compras…Pero por alguna cosa u otra, no se llevaron a cabo.

No te preocupes, con este artículo te daré un truco para poder hacer todos tus compromisos.

Si no tienes tiempo o no te gusta leer puedes ver un vídeo sobre esto si pinchas aquí.

El valor del compromiso

Cuando nos comprometemos con algo u alguien, estamos transformando una promesa en una realidad porque se expresa con más claridad que las palabras, ya que a estas se las puede llevar el viento.

Con tu compromiso pones en práctica todas tus capacidades para realizar aquello que te habías propuesto, pues de nada sirve que te comprometas con algo si resulta que no puedes hacerlo.

Al comprometerte, te pueden surgir una serie de circunstancias que pueden dificultarte llegar a tu objetivo. Tienes que saber sobreponerte a todos ellos.

Truco para solventarlo

Por un lado, hay circunstancias y circunstancias, ya que algunas pueden ser muy fuertes e impedirnos llevar a cabo tus compromisos. Por desgracia, tenemos por ejemplo el confinamiento que hemos padecido hace poco que ha echado por tierra todos nuestros compromisos.

Como he mencionado antes, a raíz de nuestros compromisos pueden surgir una serie de infortunios y no siempre realizamos aquello para lo que nos propusimos.

Si por ejemplo, he pactado con alguien para ir a un lugar, debo ir y si me surgen circunstancias que dificulten mi compromiso, entonces tengo que buscar alternativas para poder quitármelos de encima.

No puedo decirle a esa persona que no voy porque ya llego tarde o que me ha surgido otro plan.Para ello, debemos convertir esas circunstancias en compromiso, tenemos que ceñirnos a eso que nos propusimos.

Si salen problemas, en vez de darles la espalda tienes que solventarlos porque te has comprometido. Es una solución tan simple como efectiva, ¿verdad?

Yo por ejemplo, acuerdé ir a Cádiz porque tengo una cita importante y voy en mi coche. Se me pinchó una rueda a mitad del camino, no podía decir, «vaya, como me ha ocurrido esto me doy la vuelta y ya vengo otro día». No puedo hacer eso porque puedo cambiarle la rueda y seguir mi camino a Cádiz.

Es un ejemplo de entre muchos otros que pueden ocurrir.

Tipos de compromisos

Seguramente te habrá pasado también que es más fácil comprometerte con alguien que no conoces que contigo mismos.

Como resultado, llegas puntual y todo sale de forma satisfactoria. En cambio, cuando propones algo para ti, la cosa cambia. Se te pueden acumular tareas o te auto engañamos, entonces dices que lo harás otro día y nunca se hace.

Debemos estar al mil por mil de querer hacer lo que nos comprometemos. Yo puedo comprometerme a hacer senderismo y hacer un grupo de Whatsapp con mis amigos y amigas para trasladar mi compromiso. Con esto me veo obligado a hacer senderismo si no quiero quedar mal.


Conclusión

Al comprometerme con algo, debo afrontar las circunstancias que aparezcan, a no ser que sean fuertes y no sea posible el compromiso.

Comprometernos es más que dar nuestra palabra a cambio, y si no cumplimos, podemos quedar bastante mal y no nos gusta eso, o al menos, por lo general.

Con el compromiso ponemos en práctica nuestras capacidades como se menciono anteriormente. Tienes que convertir tus circunstancias en tu compromiso. Con tu compromiso pones en práctica tus capacidades.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar